La llegada de dos elefantes marinos a las costas salvadoreñas, este fin de semana, causó sorpresa a la población. El primero apareció disfrutando del sol en la playa Los Cóbanos, en Sonsonate. Mientras el segundo fue visto en la Barra de Santiago, municipio de Jujutla, departamento de Ahuachapán.

La llegada de ambos animales exóticos provocó que muchos bañistas intentaran acercase a ellos para tomarse fotografías, sin importar que con dicha acción los asustaban y ahuyentaban.

En redes sociales comenzaron a circular videos y fotografías que mostraban como algunos bañistas molestaban sin ningún motivo a los pacíficos animales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here