El supuesto diputado incomparable que sólo ha servido para gritar y a ser estorbo en todas las ocasiones. Qué se requiere de su voto para el progreso de los salvadoreños ahora posa con el que en algún momento se sentó con el Viejo Lin.

Paolo Louers se sentó a negociar con pandilleros. Ahora los panfletos le han dado un programa, ahora entrevista otro tipo de delincuentes, sí, los de cuello blanco.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here